Seleccionar página

Hoy como cada 29 de julio tenía una cita ineludible, esa comida que año tras año repetimos Miren y yo para celebrar junto a Martos su cumpleaños.

Era este un cumpleaños especial, ha llegado a la oficina a recogerme, bajo el brazo llevaba una carpeta, de la que sonriente ha sacado un sobre, y me ha dicho : ”¿sabes qué es esto?” era una postal que hoy hace 17 años le habíamos regalado un grupo de alumnos, entre los que  me encontraba yo.

Postal felicitando a JAM en el 1998 por su alumnado  Curso Nivel Intermedio PRL

Postal felicitando a JAM en el 1998 por su alumnado
Curso Nivel Intermedio PRL

Desde entonces José Antonio Martos se convirtió en mi mentor, y hoy junto a esa postal me mostraba la documentación que había presentado para su jubilación activa, y es que no podía ser de otro modo, porque su pasión por la vida y por el trabajo, hoy a sus 65 años esta más viva que nunca.

Sólo una persona como Martos es capaz de reinventarse y de mantener viva la llama de la acción.

Si algo le ha caracterizado es su modo de liderar para transformar, su capacidad de hacer sentir que todos/as caminamos hacia un fin compartido. Su apoyo y su feedback consigue que quiénes lo rodean se conviertan en una mejor versión de si mismos/as .

Ha sido un hombre que se mueve por el reto, y cuando lo consigue y sus proyectos se consolidan se lanza a crear otro, porque él es un emprendedor nato, y eso hace ahora a sus 65 años con su jubilación activa, hoy con sus ojos brillantes me decía ‘yo no me canso de trabajar, yo quiero seguir trabajando’ , y es que él es un hombre que se enfrenta ante esta nueva etapa con la misma pasión que el jovenzuelo que abandono su casa de Azuaga para irse a Barcelona a buscarse un porvenir.

Mil vidas ha vivido, y eso lo transmite en su forma de ser y de hacer, y eso lo hace autentico y lo hace único. Me encanta escucharle, y me encanta hacerlo con Miren a nuestro lado, entre risas saboreando las historias vividas juntos en estos últimos años.

Y a veces no hay palabras, sólo silencio, pero incluso entonces siento su abrigo, y es que como mentor, Martos es una de esas personas que se ha convertido en imprescindible en mi vida, y sé que podrán pasar muchas cosas a nivel personal y profesional, pero él siempre formará parte de mi vida, sé que siempre será mi Mentor, quién confió en mi, y quién me enseño todo con la generosidad que sólo los más grandes tienen.

Felicidades Martos por tu #OperacionJAM65, una nueva etapa que emprendes con la misma emoción que un niño, con la mirada transparente, con tus ideales intactos y con esa capacidad de amar y ser amado que te hace un ser especial que hace brillar a aquellos/as que están junto a ti.

Tú me has enseñado que nunca debemos renunciar a nuestros sueños, porque como decía el Principito

Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó.

Renunciar a todos tus sueños porque uno de ellos no se realizó.